Relatos para todos

El rincón de los grandes pequeños escritores

 
Visitante nº 189444
Categorías

 

 

Escritores más prolíficos

 

 

video twgle
acuchillar parquet
toner compatible
megafonia
holiday homes Gran Canaria

 

 

Disfruta de un plácido entretenimiento con los relatos publicados en este sitio.

 

 

Bienvenido

En este sitio se encuentran los escritos más fabulosos de toda la red, esperando que profundices en su lectura. Estamos seguros de que una vez comiences no podrás parar de leer.

 

El registro en este sitio te ofrece, entre otras ventajas, la posibilidad de particiación en nuestros certámenes de convocatoria regular.

 

Se considera de lectura y aceptación obligada el área de términos y condiciones generales del servicio, en el que se exponen los compromisos y obligaciones, tanto del sitio, como de los usuarios registrados en él.

 

Escrito del momento

Enviado por: mazur10-09-2010
Sección: Fantasia / Poesia

 

Poemas al Azar

 

 

POEMAS SELECTOS




Al vuelo de los pájaros que
encienden los colores de la Naturaleza;
de todo lo muerto, lo estéril, lo futuro, lo inverso.



*

Hacia delante el oscuro pasaje de las sombras,
Las medidas, la exactitud matemática.
(Si tu deseo es capaz de derribarme, mi deseo
puede destruir el amor.)


*


FRAGMENTOS


El verano adorna los pensamientos ociosos,
Es el tedio sombrío en la mirada simple...
No hay futuro que advierta la inocencia:

Luego de aplacar los sentimientos humanos;
No ser aquél hombre gordo, obsceno, triste.

Me he vuelto sobre los asesinos.


*


¿Llegará lejos el viento?
(Más lejos el vuelo)
¿Llegará lejos la nube?
(Más lejos el viento...)
¿Qué llegará más lejos,
La noche,
el sol
o el poema?





EL MURO


Yo sé de lo posible y lo imposible
Y se contentan con poco ...

Más dura la idea que el muro
Más duro el muro que la idea.

¿Así han dejado mis pies acorralados?

Ahorrarle al estilo que
A muerto quien espera.

(Yo sé de lo posible y lo imposible)



ROSA NEGRA


Es la rosa negra de mi pecho;
Música en insignes violetas
_semioscuras tras los cánticos
celestes...

¿Por qué lo cierto es olvidar,
dicha transida de tu breve paso?

¿Mi corazón esbelto y puro,
el dolor más profundo y el amor?


*


Cuando jirones debajo
un cielo ámbar durante la noche.
Como un verde racimo despierta encandecido.
Y con rayos primaverales en versos de tu boca.
El silencio se agranda y se silencia.



SOMBRAS


Fondo de tristeza para mi sombra;
La usada transparencia moribunda,
El lánguido rumor ya ni me nombra,
Espléndida mortaja la hace oriunda.

Y de perfil en cuello trotamundos;
Salta los barrotes y las fuentes...
Si yo también brotara furibundo:
Si fuera sombra nada más, deleite.

Ni un aroma aquí ni un silencio;
Tanto aplomo servil en este abismo.
Que ni el alma soporta el adefesio
De ser uno con uno, fatal sismo.

¿Para qué el tormento y la llaga?
Dónde de tanto dolor su opuesto...
Que mi corazón es maldita daga;
Por lo que amo y lo que detesto.



MIRADA

Podría ocultarse el sol en tu vigilia…
Hasta arrojarse al mar en tus manos.
Es una metáfora lo profundo.



*

Cae la lluvia
la lluvia cae...
Caeré anclado,
si me nombras.



GIRAS


Giras el mundo
por su tamaño...
Un árbol de oro:
Cielo de estaño.
Grises y Rosas;
las vestiduras.
Los eucaliptos,
se deshilachan.
Como fantasmas
sin espamentos...
Gravitas el don;
Címbalo y cielo:
¡Nocturna pía,
desde mis sueños!



*

Nardos y paja
palabra y monedas:
lo mismo da,
una buena cabalgadura.





*


Recae la soledad como relámpago, vestigio de mis
amores...

Vendrán y aquí los espero, será tarde, sí; siempre
demasiado tarde.

Desconfía porque estoy lejos.

Cuando me veas sabrás fingir y al fin comprenderás
que detrás de mí no hay nada.



MELANCOLÍA


La caridad de esos piecesitos
hacia mi franco desierto...
El principio mezclado con el final.
Porque no hago un verso sin
_ quebrar ilusiones.
Mil olitas las breves orillas del océano.
¿Estribará en tus manos esta melancolía?




(A la Novia)


Su cabellera enlutada
Mi alma lejana mora.

Sobre sabanas blancas
o sobre blanca nevada.

Donde cobijo del frío
por ensueño cobijada.

¡Amada ley del suspiro,
Deleite profano y bello!

Dónde está, en mi pecho.
Adónde, tus sortilegios…

Quizá enemistados ahora
Donde la tendida hora…

Amor de burlón atuendo,
Claro llamó en lo oscuro.

Con abrazos del amante
Que se miran a lo lejos…

Más que mirar se tocan
Que cosas de este mundo.




PONIENTE


Ay, la muerte escandida por los soles del poniente;
Se adivina a la altura de las aves y se desvanece.

Cima de la lluvia que desviste rayos frenéticos:
Espíritu que niega al mundo, espíritu que niega.




LUNAS


Tres lunas en la urna del cielo;
Una canta, otra baila, otra ríe.

¡Es tu ánfora dulce de lumínica ausencia!

Una canta, otra baila, otra se peina...
De las tres lunas del cielo;
me quedo con la primera.



*


Si el adiós fuera tan suave;
Para dormirse en otros brazos.
Podría dejarte, amor.




APOSTASÍA


Si la primera piedra no puede
ser arrojada por la multitud.
No hay razón para sentirse solo.




LLANTO


Fue mío el llanto inmotivado
La naturaleza de tu ausencia.

Es amplia la juventud…
Y agria la mansedumbre.




IDA



Anda tranquilo mi corazón bueno,
porque al alma de su suerte persuade.
Por siempre el destino triunfa sereno,
y la impaciencia que no quita añade.

Que estás aquí puede más que tu ausencia.
Y lo injusto no halla un sólo momento.
En dulce esmero voy por su escarmiento.
Deserción del amor es la carencia...

Amargamente sufro el desengaño.
La soledad como venido al mundo.
No son tus besos lo que añoro huraño.

Si no tu libertad en lo profundo…
Y puedo saberte como dormida.
A mi lado duermes del cuerpo ida.


*



En la risa finalmente riéndome
en la locura que es siempre incesante.



YO CANTO


Si somos los huesos de la memoria;
y vos la vida más hermosa…
Yo canto.

Si somos el lomo crispado de la aventura:
Yo canto…

Junto a la marca de agua en el sendero
sobre los belfos abiertos.




*


Trazo un gesto empecinado;
Cuerpo doliente de la espera.
La celebración de la noche.

Tuve que arrogar el ansia
El silencio preclaro en la mirada.
Caminar por los rincones,

Con la premura de los astros.
Los perfiles acerados
En la casa del viento.





MIRADA


Podría ocultarse el sol en tu vigilia…
Hasta arrojarse al mar en tus manos.
Es una metáfora lo profundo.




NOCHES


Como partir hacia lo incierto;
Creación en mí alma lóbrega…

Va de lo pasado en la hondura,
Quebrando de a poco el horizonte.





LAMENTO


Mi tierra recuerda a los muertos. ¡Ay…!
Es de mi tierra mis lamentos que se entierran
En su adentro.


Yo tengo hambre y frío cuando tu amor me reclama. ¡Ay…!
En sus entierros, está la sangre de mí lamento.

Y tu belleza por fuera levanta bríos;
Cuánta nostalgia de viejo puede mi juventud añorar.
Por fuera del engaño de la siesta.


Cuanto muerto y mujer se levantan en mis lamentos.
Y la tristeza es virtud verdadera.
¡Ay…! De mi lamento.

Cuando los amigos pisan el cerco y cuando son más;
Los que se fueron tierras adentro. Tierras adentro; Ay…
De mi lamento.




A una niña de 15 años…

.
Surca horizontes imposibles como emergiendo de
la luna mensajera de los más tiernos deseos...
(La frescura acuarelada del paisaje después de la lluvia)
De mirada inquieta y lúcida; que hace de los
transeúntes seres reconocibles.
¡Misterio reflejado en el cielo nocturno!
Una ventana a la palabra...
Y el coqueteo de las sombras; que quisieran ser
nombradas.
Tu mirada en un gesto fugaz reconstituye la claridad
de la armonía de las disonancias del mundo.



A una niña de 6 años….

En el mundo de los sueños...
Tu cuerpo y tus manos;
azotan un cuervo azorado
y ante la presencia de
ángeles petrificados.
!Por cuánta razón indecible,
promueven tus risas de niña!
Tu mirada astral realiza los
sueños y recrea la fantasía.




OCIO


OH, Luna... ¡Esférica penitencia!
Herrumbre en la mirada del hombre.

¡Ojo Atónito! Incierto y mudo.
Cristal derrama lágrimas mías...


Los caminos revueltos enmudecen
bajo un cielo profundo de nácar.

¿Sueña su sueño la enamorada?

Ah, la noche holgazana atenta
sobre las miradas enrojecidas.


¿Vagan los espectros del ensueño?

Suspiran en hálitos nauseabundos
del crepúsculo de los jardines...

¡Oh, palabras que sugieren trinos!


¿Es la arboleda, el jardín, la flor,
donde la música se persigna?


Raíces de acordes tenebrosos...

¡Ay, silencio andariego y solitario!


¡Tu pensamiento esgrima juramentos
en la mirada momentos, de ocio!


¡Inmóvil infortunio sobre tus encantos!


Fantasía de los deseos juveniles;
la vigilia en el corazón del sueño.




ASÍ ME DEJAS…
.

Así me dejas herido cuando llego,
mientras el recuerdo me atrapa;
aún sin conocerte del recuerdo herido.

Así me dejas, sabiéndome lo mismo;
Que no te vas ni me recuerdas...

Me necesitaste un día cuando no estaba…
Siempre recayendo en brazos extraños.
Hoy es ese día que no pasa y no cesa…

Es el día que me pregunto dónde estarás.
Un día más que estoy cuestionando solo.

El silencio te nombra y ya no estas conmigo.
Así me dejas; es tarde para tu dolor y remedio.
Me dejas tus males en los pensamientos tristes…

Así me dejas herido cuando llego,
mientras el recuerdo me atrapa;
aún sin conocerte del recuerdo herido.

Ansias de la noche al día, y el día a la noche.
Solitario y febril durmiendo en otros brazos.
Así me dejas herido. Así me dejas…





PERROS DE LA NOHE


Los perros de la noche
por el oscuro sendero,
de un cielo acariciado.

¿Quién llevará el sol
en la espalda sin el
brillo luminoso de
tu ausencia?

_Son los silencios:
No los versos, ni las rimas.
No es la historia...

Cielos de camellos muertos
flotando cenagosos;
La casa y la arboleda.

Las lejías en la mañana,
de mar y cielo.

¿Por qué aquél hombre andando
plegarias?

El que fui;

Ya inerme de tu sola
ausencia;

Se abrirá las manos
con tenazas...

En las barbas del sol
en lo profundo del mar.





MUSA NEGRA


Lentamente en libre lísis se blandea,
Ávida y distante sobre el escabel liso.
Errata de dulzura girada al desconsuelo.
Flagrante se agigante en su núbil juego.

En doseles babeantes y moribundos,
Pléyades de errabundos marmolados en sopor,
Del diáfano destello solar, diestros,
Y errantes ausencias del suicidio oscuro...

¡Impiadosa!

Entre sabanas de hueca simiente,
Y soplos perfumados a incienso.
Llenando su dolores de repugnante pureza.
Sobre un cielo plomizo del caer matinal.






ULTIMO BESO


Me gusta tu cuerpo de mañana
Cuando duermes y tengo frío.
Me gusta hacer el amor entre sombras;
Y recordar tu imagen en el espejo.

Tu deseo incomprensible como el mío…
Y reconocer que te pierdo cada día en un asombro.

No tolero tu recuerdo y te traigo aquí desnuda…
Lavándote y acicalándote antes de salir.

Recuerdo por qué quise amarte,
Y es por la misma razón que olvidamos.
El último de nuestros besos.




CARRUSEL



Carrousel de fuego que hunde mi pecho sofocado;
en la grava auxilia los breves socorros...

Deja marchar al vigía de los astros azules;
desclava sus ojos de la moneda ardiente...

Quita la zarza de sus cabellos castaños;
deja que la lluvia sea el cántaro de su voz.



LAS LESBIANAS (Homenaje a Baudelaire)


Alrededor como en una danza espléndida;
Oyendo las voces afirmativas y grandes silencios,
La musa escapa a la rara necesidad de decir….

Contempla con ojos claros la ceremonia.
Y extiende sus brazos a la luna expresando
sus divinos deseos.

El sol de occidente la baña apenas naciente.
Y su templo está lleno de secretos.

Sólo con su mirada y su pelo más la caricia;
Imagen saliente de su boca perfecta.

Ya que no hay dolor de lo no dicho.
Ni en ella secretos, como la ternura...

Están entre los cuatro demonios:


El poeta desfallece entre el tedio y angustia; la locura y el dolor.
Ellos lo circundan y apremian aún en la ceguera de los Templos.

El coro de lesbianas esclarece con bellas afirmaciones.
Esos cuatro demonios darán fin a la tragedia, hastiados y por entre un público.

Las merma de la luz y el poeta desfallece.


(Telón)




BÁRBARA (Romance)



Debería ser el cielo de tu boca,
boquear la mar de tus adentros.
Enfriar el vientre claustro carnal en el fuego de tu
mirada.
Aurora mece la leche de tus cavernas.
Ojos ceñidos de sueño, labios y sombra.
Seguir el blanco de tu exilio sumergido en extraño
ardor.
Papel fulgurante de tu velo noche oscura.
Flor en los senos escurridizos del poeta ciego.
Sol harapiento que te despierta, bella.
Un poco más cuando amanece cayendo desnuda en la
pared del estío.
Soplo la brisa de tu espanto y te abres inmunda a la
piedad de mi sexo.
La lengua trapea la encrucijada veloz de tu
mirada.
Tus labios que no dicen que lloran la magia de la
ausencia.




BRISA


La bruma se esfumaba como brazaletes rotos.
Dejo caer la sombra a mis pies.
Me reúno en la naturaleza de las cosas.
No hay memoria para mis olvidos.

El tiempo fructifica en los adioses.
Será mi cuerpo corrupto de muertes.
Naufragios de una rendición secreta.




QUIÉN…

¿Quién hizo la soledad acompañada?
¿Quién teje esta historia de traiciones?
¿Quien hizo de la muerte una fuga?
Una invocación a la ignorancia.
¿Quién hizo del dolor un testigo ausente?
¿Quien arbitra el genocidio de los amantes?
¿Quien hizo el culto al cuerpo sin cuerpo?
¿Quién al alma desalmada?
El sexo un escollo para destruir los amores perdidos.
El canto una guerra.
El hogar una hoguera.
Y la esperanza estupidez.
Del fuego quemadura.
De la alegría llanto.
Dolor de un nacimiento.
De la vejez tormento.
Y la juventud necia.
La niñez locura y maltrato.
Del hambre una tumba.
La poesía un hueco en el alma que ya dejó de existir.
Y el ánimo un impulso hacia la infamia y el desasosiego.




VERÓNICA (Romance)


Esmerilada al viento marea tu sopa arrellana,
Sin tónicos ni verdades, deidades de la sombra.

En el falo pueril que es tu zozobra núbil canto arremolinado.

En la sinuosa sierpe de tu pelo, y tu redondez blonda y morena.
Y mi amor cruel como el estío aunque la muerte astuta ampare un solo canto triste.

Fluidos de menesterosos celos por tu nombre. ¡Verónica!
Por tu malicia deliciosa al fruto de tu vientre trémulo.
Lugar de mi jocoso ungüento en la lengua voraz.

Alzada en mí, trasvasada por la noche.
Mujer estrella tu nombre en mi empuñadura.
De haber sido tu amante y tu testigo.
Será cruel el beso que tu boca roce para que fulguren tus mejillas…
Y quieras siempre más y más hasta el desasosiego.

¡Verónica!





PRESENCIA



Los días corren como monedas arrojadas por dioses;
fundidas por el sol; la fragua de la lluvia de ensueño.

Llevan las veintiocho caras de la luna y los solsticios;
que nos enredan en las sierpes de caminos andados…

Donde cada día el brillo de una estrella como vestal;
caminantes fantasmales que han perdido la ternura.

Aún desconocen pero sin rumbo recrean mi poesía;
aquí en mi silencio de larga soledad, y sonrisa loca.

Lugar de milagros, de Eneidas y una musa solidaria;
mortaja de pensamientos calumniosos entre la brisa.

Tanteando frutos de la nada alimentado de insomnio,
busco la piedra que rompa el cristal donde escondida;

De los misterios y de la ilusión donde el amor no crea:
retorno de la misma suerte y siempre se vuelve olvido.

Te despertará alguna mañana la brisa de algún céfiro…
Y podrás ver nuevamente el espíritu libre y la belleza.

Que te llevó desnuda entre las sombras y por la vida;
para mI venida en la nueva señal de fiel encrucijada.

Donde se celebra y canta en la danza de los cuerpos,
Lo que jamás fuera revelado sin tu mágica presencia.






LAURA (Romance)


Eficaz para evadir atentos escollos.
Cómo pesará tu amor casi lánguido;

En una mirada futura que bifurca.
Echa como antaño en nueva aurora.


Mefístofélica qué llevas en el alma;
Un lugar imposible que no alcanzo.

Ni con el dolor que sabiamente pasa;
Fuerte e inalcanzable eres doncella...

De tu torre los caminos bisbisean;
Prepara a los hombres para la guerra.

Si te niegas me niego tan poderosa.
Porque en tu abrazo cae el enemigo.





CONSTANZA (Romance)

Juega con tu encuentro en lo oscuro llama;
da luz en tu esperanza de un color ficticio.
Tu belleza ignorada que es ausencia sorda.
Como en el dolor te creo y te recreo muda.


Y la música tu llamada y mi ser ya torpe.
No sabe ni querer ni ver, que deslumbras.
En cada instante que te nombra y pares;
Como silencios de dolor en línea seca...


Como espacios en nuevo mundo naces;
sin apariencia ni lustre en mi arte impuro.
Ceñida belleza como en Frida sepulcro;
Nace el oro y el pan entre los silencios.


Tendida yace la magnitud de tu obra...
De la clara ausente y de amor herida.
Bajo tu nombre el poema es impropio.
Carece de sonrisa y el color alumbras.


Bruma reseca mi palabra en el espanto,
y la belleza ya negada por crear te beso;
lágrimas y sales de mar e infortunios.
Da en mi verso la herida que demanda.







NÉBULA (Romance)


Tu belleza sufrida que aflora en el deseo;
Fasta vestidura en el juego que atestigua.

Nunca parte del sentir ni de lo propio y ajeno
Que sufres envestida en lo disoluto del amor...

Que atacara como ilustre imagen la impostura...
Llena o vacua es como el destino en la tragedia.

La mirada como el vació y el silencio la muerte,
la vida mansa y pasajera es ajena como terrible.

Y la belleza hastío de querer así de esa manera,
torna fuego mi esperanza y en la mirada cierra;

El corazón como asesino y lo inútil en el alma
De invento infernal de lo posible en lo posible.





POEMA NOCTURNO


Es frotarse las manos en alguna esquina.
O un cuenco donde habita lo insondable.
¿Es un pájaro negro olvidadizo la noche?


Mirada hacia abajo de una súbita sombra.
Asoman vestales de furtivos caminantes.
Anuncios sin sentido de un pozo extraño.

El calor del fuego que se reúne en los astros;
Y alientos de ciudad en la misma ceremonia.
¿Es el momento esperado de la desesperanza?

Donde uno es otro y la muchedumbre sueño.
La luz se junta o se dispersa como el tiempo.
Los lugares donde todo lo imposible sucede.


Como la solitaria mirada temerosa de un niño;
que dibuja los fulgores de la fantasía y los habita.

Noche donde no hay enredos pero ya se opone
La necesidad bulliciosa de un mismo silencio.






FLORENCIA (ROMANCE)


Quizá pueda dejar de mirar al vacío.
Como ave sitiada parece te enamoras.
La noche te ve imagen de alas negras.

Dulce estar de una mañana.
Ya ves… No tiene sentido.

Un jaula con ventanas…

Hace de tu cuerpo que siempre camina
al oriente y allí el sol y tus primaveras.


Si los recuerdos callaran como las canillas.
Como el cielo, el mar y no abrume el grito.


O si los objetos dejaran de traerme a este mundo.
Como parte y cada cosa como mi corazón callara.


¿Cuando vuelvas tu mirada?
Ya ves… No tenía sentido.

Un herida que se mueve…

Un día a la vez, si ya no estarás tan cerca;
Que pierde el ritmo un baile y es el tiempo.
Cuando todo desaparece lentamente y se aleja.

Quizá pueda dejar de mirar al vacío.

Las cosas que te nombran mientras caminas en silencio.






RUIDOS DE LA NOCHE


Ahora sos como el agua de la lluvia mirándome el rostro…
Una sensación pura entremezclada con sabor a recuerdo.
Atmósfera de objetos desparramados por una habitación.

El nombre que me despierta en un lecho de ensueño.
Fragilidad de los sentimientos en cuerpos azorados.
El deseo más puro abarcando todas las distancias...

Hasta encontrarme en tus ojos como en nuevo mundo
Sediento de tu libre desfallecimiento entre mis brazos.
Única plegaria silenciosa entre los ruidos de la noche.




LA LLUVIA



Llueve y es aroma que pierde tu memoria;
nadie afuera, espera o piensa ni elucubra.

Aire baila en el viento se mueve sobre nada;
hace silencio tenue del olvido de cada cosa...

Aquello que me dice rítmicamente la vileza;
como un cántico sordo de flaquezas tímidas.

Ya no piensan aniquilados por la lluvia torva;
elijo un camino más certero, golpea y callan.

Estoy solo mientras digo el poema que sugiere…
Acorralando las límpidas voces, boca arriba:

Precarias las salientes formas de la ceguera…
Llueve; cae el fruto y es ahora un desierto.

Inclemencias del genio que perdura aciago:
Como formas que velan en palmos y cieno.




POEMA DEL FUEGO


¿Dónde se bifurca la sonrisa para ser presente,
sin soñar, ni ser soñado por la pálida tristeza?

El circular sin sentido de falsas dimensiones;
la misma suerte, la misma fiesta encadenada.

Debilitado por el tiempo y desengaño; ala rota.
Espuria morada, de la ley negadora de la vida.

Sísifo ante la misma piedra observa la cima…
Llamean ahora en sus ojos tristes y cansados;

Lejanos pensamientos de la soledad austera;
ahora ríe en su dolor, deja jugar a la muerte.





RUTINA


Ofuscación de tiempo la sensación y aventura;
apenas la mañana vibra el oleaje de los sueños…

El día comienza en una nueva llamarada tibia;
Y me hará salir a ver otros mundos o tinieblas.…

Te hace presente en la confusión de los sentidos.
Si no pudiera el poema que habito y me recrea…

Sería la muerte la única vencedora y sólo ruinas;
día y manera de retornar a ser otro desconocido.

¿Alguien verá en esta invisibilidad de palabras?
Encadenado a las musas y entre sirenas de luto;

lo que pudo ser y ya no será de nuestras vidas;
con nuestro abandono la voluntad de la certeza.




LA CENA



Como nave anclada de pasajeros fantasmales.
La mesa muestra sus patas largas y torneadas.

Sobre su lomo la fantasía busca los cuerpos….
Un escenario donde anclan todos los sentidos.

Fuentes como espejos libidinosos de colores;
recubriendo un almizcle de deseo, sus aromas..

Copas que rubrican el vino en nuestros labios.
Entreabierto un beso en los cristales húmedos..

La cena transcurre con su música acompasada.
Otras piernas me buscan deslizándose debajo…

El jugo de los frutos tiernos en las comisuras…
Las miradas y los sonidos y los cuerpos ríen…

Llega el brindis, donde se fijan las miradas…
Aquello puede desatarse en rápidos instantes;

Sus cabellos parecen surgidos de los mares…
Su mirada se deduce como la bella lencería..

Luego de una risa que juega entre mis piernas,
con ojos entrecerrados y espías, solaz acuerdo..

Nos movemos como una ráfaga y montamos;
La travesía será tan larga como única la fuga.
.




FORTUNA



Soy tránsito para ser yo y para ser otro...
El ser o no ser es la aritmética del sueño.

Soy nada para quienes buscan destino...
Mi ánimo encarna el espíritu de la vida;

Lanzado hacia mí mismo como retorno...
Encuentro el encanto como un silencio.

Soy vacuo y sabio y en mí los presagios;
La muerte señaló mi camino y lo eterno...

Así la inmortalidad es un juego de niños...
Soy hombre para andar sobre la fortuna.

Donde la mirada desnuda los sortilegios.
De la caricia despojo y del amor invento.
Y mi fuerza la quietud de lo innombrable.




CAMINOS


El misterio de los caminos y las corbatas;
que hace de los sueños charcos desnudos.

Como nubes sin lavar en el barro místico.
Chapotear amor del otro lado del reflejo;

Otra fuente dispara claveles en solapas,
por soñar despierto la nave de los locos.

Vestidos en estampa de vigilia nocturna...
Retorna hacia otro giro detrás de tus ojos.

Me ves y me niegas en ensueño profundo.
Las cosas guardan el nombre de otro cielo.





EL ESTÍO Y EL MAR


El estío abre su mortaja insomne.
Toda la naturaleza resplandece...

Como una calumnia en el tedio;
con la fuerza del golpe preciso:

En las serpientes y los humanos.
cada cual con su letanía mortal.

Me guardo en rencor y la pena,
de haber visto nuevamente solo.

Como la sierpe hace al océano.
Y la mar abierta es un presagio.




AUTORRETRATO


Cuando me encuentra la imposibilidad de decir;
¿Quién habita el templo de musas tan crueles?
En el tedio donde percibes todos los secretos...

El organismo de la palabra se replica y retorna:
Crea la realidad que vives con sólo una parte
de genio, arbitras la cárcel de la razón herida.

Todo deslumbramiento acabó en está desidia.
de no pertenecer multiplicando la oscuridad...
Puras palabras remotas que cobran otra vida.

Concéntrate en el laberinto de tus emociones.
Oye la música vil y silenciosa de un mundo;
echo para perderse en el misterio preclaro...

Con entusiasmo me pierdo en noche serena.
Buscando en vano el que fui de tu ausencia.
Ya llego al punto sin retorno donde el vacío.

Para que mi alma alumbre todo desencanto;
Los peligros amenazan, en la palabra vana.
En la cierta se esconde la pesadilla y sueño.

Dualidad imperfecta que escupe las caras.
Y el hábito imprescindible de la necesidad...
Cuando encuentro que todo aquí es eterno.

Como lluvias de espejos y con fuego fatuo,
te anuncias soberana de todos los difuntos
y en llaga convertido de dolores y locuras.
La muerte vuelve a ser la victoria de poeta.




OTRO SILENCIO...



Nada olvido todo se guarda de algún modo;
en la ausencia y en los astros que alivianan,
un peso queriéndome echar la tierra encima.

Así como la ropa en el patio como hermanas.
Están las cosas que no olvido guardadas y en
la puerta abierta y en los sorbos de alcoholes.

Y en el café pequeño o el humo del cigarro.
Como se hace grande la pesadez del tiempo
y como brillan mis ojos hacia ninguna parte.

Imposible de verse, de tocarse o encontrarse
como nuestras manos reverenciadas en calma.
Así tu mirada se volvió luz en tantas ventanas.

Tu caricia imágenes de sueño y breve sollozo,
la niña en bicicleta se parece a tus palabras...

Los pájaros en la arboleda a la espera de verte.
Enseñan otras cosas como cicatrices de niños...
Y en las paredes hay refugios de otro silencio.





VIENTO Y MÚSICA



Es pequeño el sitio en esta incertidumbre blanca;
Parece quiero arrancarle los ojos al viento afuera,

y detenerlo para entrarlo y que ventile este hálito;
Cerrado de vida torpe y sin música de su adentro:

Viento y música en una danza sólo en un poema.
Que regatee un poco la palabra pena como llanto;

O al menos no se acobarde en el cuerpo insomne.
Echo de otro cuerpo buscando siempre lo mismo.






HOY



La certeza del poema como exceso retorna súbita,
dolores de ojos negros en la oscuridad del cuerpo...

Todo retorna con dolor se ha vuelto el poema ciego.
Beso un desdén en mi lecho inerte el instante herido.

Los sabores son ahora nausea y el hambre cotidiano.
La boca un cerco podrido de alcoholes y soledades.

El amor solitario y la sed una mano sobre la garganta.

Pero yo no retorno sólo las cosas vuelven hacia mí...
Vuelven sin reconocerlas aislado del mundo espero;

Que la contienda cotidiana dure tan sólo un segundo.
Ya no me recordaras si me recuerdas en esta fiebre.




OSADIA


Osadía de quererte en la penumbra
Luna roja de cristal
Ruido en el martillo oceánico
Otro beso
Del puerto en puerto
Olas que brillan a la luz del sol.
Rompiente
Botellas al mar
Fuego del océano encendido
Pon tu calor en mis ojos
Mi condena en tus abrazos
Y tu cintura
La cordura en la mirada
Sola en tu cuarto
Siempre esperando
Muriendo en cada amanecer
La piel del silencio
Bajo la lluvia





REBELDÍA


Resulta extraño habitar este silencio…
Silencio sin soledad mustio de cosas.
De las huellas de seres desconocidos;
Un camino dónde ni la pena es honda.


Las miradas son tan vagas y lejanas…
Ni dolor sólo escamoteos de violencia;
Quizá royendo algo de vida corrosiva.
De otros que ya son otros, y ausentes.

.
Todas las formas de rebeldía y disenso.
Toda forma viva y que naciente molesta.
Hacen estallar el panóptico en fisuras…
Y el mundo ya no es si no el beso que toca.

La boca que muerde el silencio y lo rompe.
Más que el disimulo vulgar del optimismo.
Algo se prepara para ponerle fin al tiempo
Quizá sea un abrazo o una muerte sin agonía.

La presencia del mundo de tantos seres y yo
Escribiendo un poema que es ya una multitud.




ROMANCE


Es una forma de sangre cada lecho;
Pero vienes alegre y ya nada importa.
el malabarista del infortunio se ha ido;

Derribas acosos como de otro mundo.
Espíritu libre que besas en la boca.
Te dejo partir que ya verás nuevos caminos.
Y el sol vestal y el amor, deseo en el alma;

Colores en la oscuridad de roces y caricias.
Te atreves a lo desconocido dejando ruinas.
Todo yace hasta la razón.

En un lecho desconocido.
Es un cuerpo, cuerpo de otro.
Son los pies sobre la tierra.




PENTAGRAMA


Llegó callada pero feliz como borracha.
Semidesnuda se apropió de cada instante.

Luego se apena ya lo sé de aquel momento;
Y sonríe al fin gallarda como una loca…

Ella vino sola a darme más de lo que ofrece;
En un palpito de burbujas de cielo y sangre.

Inmemoriales sensaciones de placer habita.
Hoy esta sola y se conmueve entre paredes

Hoy me llama y yo no sé nada sino amarla.
Matemáticas del que huye en los silencios.




ASESINATO


Un día por amor y otro por hambre fui asesinado…
Otro día fue la medicina y otro el dolor…
Fui asesinado por pensar y ser joven.
Por estar enfermo.
Por la familia.
La Patria y la Propiedad.
Por decir lo que otros niegan o quieren acallar.
Por Poeta.
Por Revolucionario.
Fui asesinado por dinero y Confort.
Por hambre y por luchar como por abandono.
Fui asesinado hace mucho tiempo.
Por fuerzas de seguridad del estado.
Por largas historias de traiciones.
Fui asesinado por estupidez.
Por instituciones de encierro.
Porque estaban demasiado ocupados para evitarlo
Ahora sólo resta advertirlos.
Por eso fui asesinado.



*


Mi paciencia embustera
límite de los abrazos
de la noche un día
ajena y pensativa, conmueve tu sombra.
Sé alegre;
Admira como nace el sol,
y agita tu vientre en el deseo.
Eres la mirada y en ella el mundo.




BAILA


Baila en el corazón salvaje…
¿Quién habita tu rostro de niña entre las manos?
Luego quiso hacer de sus sueños amor.
Pero la princesa baila como loca.
En el lodo…
Gira alrededor de sus sueños primaverales.
Odia a los príncipes ofrecidos con tesoros.
Y ama cada gesto libre cuando las reinas se marchitan.
Baila...
Baila en el corazón salvaje…
Prepara tu fuga o tu velo…
La vigilia de los astros.
Prepara tu lecho antes de que sea tarde.




MI POESÍA


Mi poesía comienza cayendo puchos al suelo.
Cuando jóvenes agraden a policías borrachos.
Cuando una mujer ama incluso a sus victimarios.
Cuando todo parece terminar y empieza.

Mi poesía roba ideas hincada en muros y tumbas…
En soledades y fraudes como en tragedias.
Mi poesía comienza cuando nadie entiende nada.
Y el silencio es grito como un símbolo de piedra.



AFÁN


Afán... Sutil desprendimiento.
Hablo de mí y hablo de mi ausencia.

Eres la astucia ensombrecida…
Tu figura estremecida por la pena.

Lo cierto es errar por una forma
conocida del espanto.




FLOR


Muerta está en la desidia del amor...
Espanto recuerdos para no olvidar;
aquellos que al cantar le han dado muerte...

Canto, la voz presurosa en mi llanto...
No hay en tus raíces designio final.

Los hombres en la discordia embaucados;
de sombras que no callan tu sonrisa,
de tu mirada baja del silencio.

Ay mi niña, mi niña, te han matado.
Tu silencio acuna mi verso fatal.

Espanto recuerdos para no olvidar;
aquellos que al cantar le han dado muerte.

Canto, la voz presurosa en mi llanto...
¿Hay mi niña, quiénes te han matado?


22/10/01



POEMA


El pasado enloquece tu falda.
de las cornisas del deseo.
Tu voz emergiendo;
del que canta,
para descifrar tu vuelo sin palabras.




SOÑARES


Desde otro sitio proviene la distancia.
Una sombra, o llamarada antigua de tus ojos.

Sueño que sueño en estos versos.
Despierto anhelando sin saberlo…

Un pasado que retorna por las noches;
En un presente de tiempos concertados.

Nunca estuviste tan distante ni tan cerca.
Que en otros brazos como viva imagen,

Anclada en mí profanas el olvido.
Busco otro nombre y nunca cambias.

Siempre partiendo en el mismo recorrido;
del recuerdo, que no llega a ningún lado.

En el instante una barrera de nostalgias.
Te iras pronto lo sé por las mañanas.
.




LA POESÍA



Imaginé la vida en el arte;
Destruir las falsas dicotomías.
Descartar a Descartes.
Nací en el 68.
Un teatro de intervención.
El cuerpo.
El amor libre.
El espíritu en la acción.
Textos simultáneos.
El azar.
El arte y no el show Business.
La revolución del cuerpo.
Imaginé la libertad.
Y dejarte ir...
Imaginé un teatro de sombras.
Sumando objetos y elementos en una nueva narrativa actoral.
Imaginé una compañía como el Living Theater.
Un bar de oxígeno con instalación de aromas.
Una performance con rouge con las Vocales de Rimbaud.
Un Calendario Lunar en el mar y sus 28 lunas.
Un teatro de Máscaras.
Imaginé que no comprenderías.
El erotismo cómo lenguaje.
Le di significado a la contraviolencia.
Necesito cómplices.
No perderé el tiempo, necesito lograr sobrevivir.
Regalo las ideas.
No lo pienses demasiado.



*



Me iluminó tu rostro…
No fue lo primero que no fue tu cuerpo.
No llores que el silencio es grito…
¿Habrá dolor, envilecimiento?

Tu vida rota hace un cuerpo...
Tu vida muta en mil muertes.
Tu sexo quiere y se apodera,
Tienes que aprender a ser libre.

Te amo pero no será suficiente.



*



¿Por qué habitas el silencio en el poema?
Y el vientre el sentimiento más próximo.

Si tu corazón extrae mis pedazos,
Y tu cabeza roza por la muerte.

Y la palabra traición de la palabra.
Y la verdad el dolor y lo no dicho.

Si no sabes que es amor pero lo sufres.
Acabaré el inventario con un beso.




JARDINES EN EL AIRE


Nos gustan:

Los Jardines en el aire.
Los laberintos de Plantas medicinales...
Abolir el surco... La Agricultura natural

La Pesca artesanal para compartir el sustento;
la igualdad de recursos y posibilidades.

La Distribución de acuerdo a las necesidades.
Que el primer error de la humanidad sea el arado y después el hombre.

Así como que el primer error de la Literatura sea la Gramática...
Que el arte sea la vida. El amor libre… Y el rincón de los poetas.




 

 

Los más populares

Los más recientes




 

Recuerda que cada final de año premiaremos los escritos a los que los lectores hayan otorgado más votos. Estos premios serán acumulativos a los ya conseguidos participando en nuestros certámenes de convocatoria regular.

 

 

En este sitio se recompensa el esfuerzo y la creatividad de tantos escritores anónimos, a los cuales, tal vez en un futuro, podamos leer con entusiasmo en cualquier biblioteca recordando sus orígenes, siempre difíciles, aunque no por ello menos satisfactorios.

 

Título: Bajo la Lluvia12-06-2011
El mundo en palabras, la vida en una historia.


Título: LA NAVE DE LOS LOCOS05-03-2011
(Versión libre sobre el Mito)



 

 

Licencia de Creative Commons
Los textos existentes en este sitio se encuentran publicados bajo una licencia de derechos de autor Creative Commons.