Relatos para todos

El rincón de los grandes pequeños escritores

 
Visitante nº 188071
Categorías

 

 

Escritores más prolíficos

 

 

video twgle
acuchillar parquet
toner compatible
megafonia
holiday homes Gran Canaria

 

 

Disfruta de un plácido entretenimiento con los relatos publicados en este sitio.

 

 

Bienvenido

En este sitio se encuentran los escritos más fabulosos de toda la red, esperando que profundices en su lectura. Estamos seguros de que una vez comiences no podrás parar de leer.

 

El registro en este sitio te ofrece, entre otras ventajas, la posibilidad de particiación en nuestros certámenes de convocatoria regular.

 

Se considera de lectura y aceptación obligada el área de términos y condiciones generales del servicio, en el que se exponen los compromisos y obligaciones, tanto del sitio, como de los usuarios registrados en él.

 

Escrito del momento

Enviado por: bonvin08-02-2011
Sección: Fantasia / Leyendas

 

LA PASTORCITA

 

 

Apacible camina la Luz Clara tras su rebaño de somnolientas ovejas. Anda con la lentitud de la aurora, desafiando casi el paso imperceptible de azuladas nubes sobre los cerros escamados de florecientes terrazas, silenciosa y con cuidado de no apurarlas en su marcha desganada; las manos enredadas por detrás, como el traidor pronto a fusilar y no con mejor azar.
La vista cansada arrastrándose por el suelo y el pensamiento, lejano, le impiden descubrir los primeros rayos del día que, cual valioso regalo a su piel de tabaco, se filtran por entre las esponjosas nubes atravesando la concavidad para estrellarse contra esa carne santa y virgen; no ve el vuelo rosado de la parihuana que corta con el filo de sus alas la lasitud del cielo y arremolina el aire, como purificándolo, con su pesado aleteo. Sólo la punta gastada de sus sandalias ve, y el lomo de sus animales rezagados, los más viejos que renguean erosionados por el tiempo.
Piensa en la comodidad de la ciudad y proyecta un futuro sin la pesada carga del aguayo, en la estirpe que ha de vestir y cuidar, ¡y despedir con un beso en la frente antes de su camino a la escuela! Imagina y huele los manjares que cocinará para un esposo intachable que, aliviado y alegre, regresará del trabajo ansioso por contar los pormenores de la jornada; siente la suavidad de aún no confeccionadas ropas, el calor de un fuego que, sin consumirse, repiquetea amistoso y benévolo bajo la hoguera de rojos ladrillos…
Humedecidos sus ojos negros, estirados como almendras, destilan la añoranza yerma de un mundo esquivo, lejano, mientras sus pies reconocen la amabilidad de un familiar llano verdoso y acolchonado donde ya la vanguardia de su rebaño pasta con desenfado; y son como grandes pelotas de trapo olvidadas por un manojo de niños.
Se sienta, pues, a la vera del camino y del llano sobre la hierba, ocultas las piernas bajo los pliegues de su pollera, a esperar que sus animales se hastíen del fresco verdor y ella de tan imponente pero austero derredor.
Y cuanto más avanza el día sobre el ruedo de la madrugada más se ensombrece su mirada, como si en esos ojos infieles fueran a refugiarse las tinieblas y allí, vistiendo su espíritu disconforme e inquieto, allí echaran negras raíces poderosas como cadenas.
Teje la araña su trampa a la sombra de un cómplice eucalipto y la pastorcita sus trenzas, descuidadas sus manos autómatas hacen y deshacen; y es como una Penélope funesta combatiendo el hastío impalpable con las manos. Canta la alegría en los gorriones, grita el placer subiendo desde la costa en los balidos de una cabra y el desconsuelo y el encono bailan, convulsos, la danza de la victoria sobre la jovencita. Mientras, del otro lado de la isla, comienzan a tremolar, tímidos, los primeros suspiros de una quena que parece un canto, un himno apasionado a Wiracocha, al Tata Inti o los espíritus del Lago… Pero no, ella conoce esa melodía, es la quena de su prometido al que no quiere y la interpreta, válidamente, como un réquiem a la vida, el suspiro de la muerte.
Mas pronto cobra su mirada el vigor de un espíritu decidido, brillan sus ojos con el fulgor de la vida que resurge o resucita y comienza a andar con paso firme y seguro al ritmo redoblado de la caña silbante y, dejando atrás su rebaño, corre hasta el lomo escarpado del cerro y salta hacia las aguas sagradas del Lago para co-fundirse en un nado eterno.
Con los brazos y las piernas abiertas cae y siente cómo el aire presiona su carne –talvez intentando detener su precipitado designio- y sonríe, sonríe mientras ve las aguas de plata fundida por el soplo del Tata que solemnes la esperan como una luz clara, silenciosas para recibirla y protegerla por siempre. Suena el último quejido de la caña tras el cerro y al enamorado que llama:
- ¡Luz Clara, Luz Clara! ¿Dónde estás, morenita?

21 de Enero de 2011, Isla de la Luna, Bolivia.

 

 

Los más populares

Los más recientes




 

Recuerda que cada final de año premiaremos los escritos a los que los lectores hayan otorgado más votos. Estos premios serán acumulativos a los ya conseguidos participando en nuestros certámenes de convocatoria regular.

 

 

En este sitio se recompensa el esfuerzo y la creatividad de tantos escritores anónimos, a los cuales, tal vez en un futuro, podamos leer con entusiasmo en cualquier biblioteca recordando sus orígenes, siempre difíciles, aunque no por ello menos satisfactorios.

 

Título: Bajo la Lluvia12-06-2011
El mundo en palabras, la vida en una historia.


Título: LA NAVE DE LOS LOCOS05-03-2011
(Versión libre sobre el Mito)



 

 

Licencia de Creative Commons
Los textos existentes en este sitio se encuentran publicados bajo una licencia de derechos de autor Creative Commons.