Relatos para todos

El rincón de los grandes pequeños escritores

 
Visitante nº 379964
Categorías

 

 

Escritores más prolíficos

 

 

 

 

Disfruta de un plácido entretenimiento con los relatos publicados en este sitio.

 

 

Bienvenido

En este sitio se encuentran los escritos más fabulosos de toda la red, esperando que profundices en su lectura. Estamos seguros de que una vez comiences no podrás parar de leer.

 

El registro en este sitio te ofrece, entre otras ventajas, la posibilidad de particiación en nuestros certámenes de convocatoria regular.

 

Se considera de lectura y aceptación obligada el área de términos y condiciones generales del servicio, en el que se exponen los compromisos y obligaciones, tanto del sitio, como de los usuarios registrados en él.

 

Escrito del momento

Enviado por: mazur05-03-2011
Sección: Fantasia / Mitologa

 

LA NAVE DE LOS LOCOS

 

 



(Carta hallada en un Manicomio)


Un contorno tan slo queda del sitio donde me encontraba... Un lugar donde habitan mis sensaciones sin nociones de tiempo, ni necesidad de veracidad. Imgenes que no puedo trascribir y se renuevan hacindome saber que estoy vivo. O tan slo lo intransferible de infinitos universos y geometras No podra decir los aos que han pasado; estas paredes han proyectado el mundo en el que vivo y ya no me pregunto sobre otras posibilidades, ignoro todo aquello.

No busqu salir hacia ninguna parte, no concibo otra parte. Fue algo que sucedi lentamente, sin despedidas. Visiones que fueron reemplazndose por otras entre repiqueteos en los recodos o cerca de la rendija de dnde se escucha la msica de un lugar que supongo igual a este, donde habr alguien como yo habitando un mundo junto a otro y as de una manera sucesiva e infinita. Una mirilla en la puerta es toda la posible comunicacin con ese afuera casi irreal o del que quiero prescindir.

Los horarios de alimentos, los cigarrillos, el agua caliente como la ropa de cama y dems estn rgidamente sumidos en la rutina. Y por alguna razn solicit papel y lpiz para escribir. Una excepcin; ese lazo ya lo haba apartado y no representaba ms que asentir con voz neutra sobre aquellos menesteres. Deba protegerme y a mi mundo.

Me acostumbr a los pasos en los pasillos y a otras voces o llantos y gritos como un ruido que nada dice o un complemento del silencio para slo la msica; era necesario... Todo aquello que dejara atravesar se converta en una increpacin y en falta de paz como una gota que genera ondas alrededor y se convierten as en una repeticin incesante y dolorosa llamada del delirio. En desviaciones inconcientes que recreaban ficciones dolorosas y siniestras.

No poda haber alegra fuera del mundo que se me presentaba y al contrario de lo que puede suponerse, era el nico resguardo para m razn y supervivencia. Lo mismo ocurre con ciertos pensamientos y sensaciones que me sobresaltaban como la llamada natural del cuerpo a la necesidad sexual, o placeres como los del apetito, todo aquello que luego postergaba mi aquietamiento y la necesidad de armona fui remplazndolo con ejercicios fsicos simples como forma natural de desapego hasta recobrar la quietud necesaria y retornar a la msica evitando recaer en la angustia y el dolor o compulsin que slo me produciran la prdida de lo que haba conseguido.

As mi vida emocional se haba convertido en un hbitat sensorial, ya sin recuerdos ni pasado ni discernimiento de lo mundano y de lo que ya no era capaz sin dolor.

Haba desaparecido el quebranto de los muros, el encierro de la puerta maciza, la mirilla acuciante La conmiseracin por otro que desconoca y los destinos anegados en realidades impertinentes. Perdido el poder de aquel o aquellos que se asomaran ante mi barrera. Todo entorno ominoso desapareci lentamente. Y slo me concentr en dar direccin a mis sensaciones. A travs de pequeos actos que me permitan una extroyeccin de mi cuerpo hacia una nueva introspeccin.

No poda prescindir del rbol, de la lluvia, del fuego, como del amor, como para citar lo que la naturaleza misma de lo humano no puede prescindir. As que una pequea llama poda conducirme hasta transponerme en la sensacin misma del elemento, igualmente con el agua, desarrollando as la capacidad de acompaarme con movimientos corporales, livianos y ligeros.

Mis brazos extendidos eran un amanecer, con un movimiento de cabeza hacia abajo cerrando los ojos, anocheca. Las diferentes geometras ornamentales o de estructura me permitan recrear constelaciones, caminos y por ende viajes. Lo ms extraordinario fue sentirme capaz de proyectarme fuera de mi mismo y la experiencia de visualizarme como una nueva otredad hecha substancia, como algo tangible para mi percepcin, en principio como una atmsfera y a travs del movimiento corporal como del ejercicio perceptual en un punto, consubstancindome con aquello que poda dirigir llevando as mis sensaciones a niveles superiores de conciencia. Por en cuanto lograba percibir estar junto al fuego, trasladarme fuera de los lmites espaciales, observar el cielo, contemplar el amanecer, caminar por las orillas del mar. Rodearme de bosques, vibrar ante la Tierra. Recostarme en la arena, sentir la lluvia, el viento, etc.

Estos desplazamientos concientes y desdoblamientos no fueron perjudiciales para mi razn aunque supe corra riesgo cuando comenc a percibir otras formas en la nueva geometra espacial y sensorial que habitaba: la posibilidad real de entidades en aqul nuevo mundo trasladndome como yo en la invisibilidad del espacio. Deba cuidarme de los interloquios, de las palabras que no fueran concisas por su reflejo y eco que pudieran desequilibrarme.

Las palabras eran esenciales ya que decir rbol era ser y estar junto a un rbol, como para citar un ejemplo. Ahora escribo, simplemente escribo, sin ms detalles; lo que me dicta mi experiencia e intelecto; como hace mucho tiempo me dediqu a leer todo cuanto pude, afortunadamente.

Me motiva la posibilidad de la relectura, no hay un destinatario y as reafirmar la posibilidad de ser ese otro con nuevos significados. Toda conciencia tiende a ser Dios de all su vana existencia humana. Como la veracidad de transitar los caminos hacia lo desconocido donde los peligros de la locura y universos de sensaciones aterradoras son tan ciertos como lo afirman las culturas ms antiguas. Si bien, con el fin de retornar con clarividencia a los peligros cotidianos pero yo en cambio slo tenia breves rutinas de higiene y alimentacin.

La msica, que por algn motivo salvo por las largas noches me acompaaba, me converta en instrumento para dar cobijo a lo irracionalizable de mis experiencias. La dubitacin, sin embargo, persista en la posibilidad y deseo de partir hacia esas nuevas formas an a pesar del peligro pero donde tambin perciba una reciprocidad amistosa.

Nunca la razn ha respondido estas preguntas. Pero an con temor se iba afianzando en m la posibilidad concreta de partir y ya no retornar. De todas maneras mis tareas cotidianas se fueron mecanizando, por nfasis que pusiera de concentracin en cada detalle, tambin las experiencias fueron tornndose ms firmes y menos figurativas y ociosas. As en esta realidad desdoblada que se impone, fui llegando a la decisin de abordar el camino ms all del ensueo.

El rbol que fui, ha dado sus frutos, el sol taido sobre un nuevo horizonte y abierto nuevos caminos, el mar frecuenta orillas de fina tersura alimentado de ros transparentes. Los amaneceres se llenan de pjaros y las noches lmpidas se iluminan por astros esplendorosos. Todo lo he visto y recorrido. A travs de innumerables temores y asedios ancestrales como de peligros insondables. As lleg la hora de partir Lo nico que puedo afirmar, es que ya no estar solo.




M A Z U R




 

 

Los más populares

Los más recientes

Recuerda que cada final de año premiaremos los escritos a los que los lectores hayan otorgado más votos. Estos premios serán acumulativos a los ya conseguidos participando en nuestros certámenes de convocatoria regular.

 

 

En este sitio se recompensa el esfuerzo y la creatividad de tantos escritores anónimos, a los cuales, tal vez en un futuro, podamos leer con entusiasmo en cualquier biblioteca recordando sus orígenes, siempre difíciles, aunque no por ello menos satisfactorios.

 

Título: Bajo la Lluvia12-06-2011
El mundo en palabras, la vida en una historia.


Título: LA NAVE DE LOS LOCOS05-03-2011
(Versin libre sobre el Mito)



 

 

Licencia de Creative Commons
Los textos existentes en este sitio se encuentran publicados bajo una licencia de derechos de autor Creative Commons.